Noticias
Noticias
Inicio
Indicadores
Indicadores

Protocolos de reapertura, así se hizo en Argentina

Publicado 29 Mayo 2020
Protocolos de reapertura, así se hizo en Argentina

Los locales de Buenos Aires reabrieron el 13 de mayo pasado, días después de que comenzaran a hacerlo los de otras provincias del país trasandino, pero los protocolos son estrictos.

Los concesionarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires comenzaron la reapertura de sus puntos de venta a partir del 13 de mayo pasado, tras el anuncio del Gobierno de la capital trasandina que pone en vigencia lo que llama "etapa 4 de la cuarentena", que permite a varios rubros volver a atender al público. Luego de permanecer 45 días cerrados, los salones de ventas de autos ya habían retomado la actividad días atrás en algunas provincias, como de Corrientes, Entre Ríos, Jujuy y San Luis.

Con una retracción que lleva algo más de dos años, el rubro automotor atraviesa el período más difícil desde la crisis de 2003: con 4.385 vehículos patentados, abril fue el mes con el volumen más bajo en 60 años de historia. Y para 2020 se estima, con optimismo, un volumen total de 290.000 ventas de cero kilómetro.

En ese contexto, y a pesar de la rápida implementación de plataformas online por parte de las automotrices para migrar las ventas al terreno digital, los concesionarios buscan reactivar la actividad en sus salones. Pero tal cual ocurrió en aquellas provincias donde ya están operando, en cada distrito que se vaya sumando deberán cumplir con un minucioso protocolo de atención, para proteger tanto al público como a los propios empleados.

El horario dispuesto por el gobierno bonaerense para este rubro es de 11 a 21 horas. Así buscan evitar que los empleados de los nuevos rubros exceptuados no se crucen en las calles con los trabajadores de rubros esenciales que circulan en horarios comunes (de 8 a 17 o de 9 a 18). 

El protocolo, además, abarca los siguientes puntos:

Ingreso al salón 

Cada empleado deberá completar, a modo de declaración jurada, un formulario con su temperatura y algún síntoma relacionado con el covid-19. Aquellos que no presenten contraindicación (temperatura menor a 37,5°) podrán ingresar luego de pasar por una alfombra para limpieza de calzado, con hipoclorito de sodio 0,5%.

Por la misma limpieza de calzado deberán pasar los clientes, a quienes además se les deberá proveer de alcohol en gel. El uso de mascarilla, como en toda la ciudad, es obligatorio.

Todos los puestos de trabajo deberán respetar una distancia mínima de 1,5 metro, y cada colaborador tendrá que limpiar sus elementos (escritorio, asiento, teclado, etc) antes de comenzar con la actividad. Además, están prohibidas las reuniones presenciales.

A los talleres podrá asistir solamente el 50% del personal, organizado por equipos para alternarse durante los días. Los clientes ya no podrán ingresar a las áreas de taller y preparación de vehículos.

Recibimiento y entrega de vehículos

El concesionario deberá demarcar una zona de descarga para los vehículos cero kilómetro, para que los estacione el transportista. Luego deberán desinfectarse antes de llevar al depósito.

Si la entrega de un cero kilómetro al cliente ocurre en el salón, el vehículo se dejará en un box específico para esa tarea con las llaves puestas. Varias automotrices tienen previsto implementar la entrega a domicilio, para lo cual se solicita que el comprador disponga de un lugar para recibirlo. Las instrucciones sobre el vehículo, en ambos casos y si no están realizadas en un explicativo digital, tendrán que darse por un técnico o vendedor desde el lado del acompañante y desde el exterior del vehículo.

Todos los vehículos que entregue el concesionario, ya sean nuevos o aquellos que pasaron por el taller para la realización de algún servicio, deberán recibir un proceso de limpieza antes de entregarse. Cada marca ya tiene su propio protocolo de desinfección.

Las firmas

Tal como en Chile, varias automotrices ya implementaron las plataformas de e-commerce oficiales para concretar la venta de un vehículo 100% online. Lo único que se requiere en esos casos es que el comprador indique un concesionario para la entrega del auto y un solo acto presencial, la firma de documentos. 

En esos casos se exige que el cliente lleve su propio lápiz, se les entregan al cliente los formularios en una bandeja y luego de firmarlos se archivan en carpetas especiales. El empleado usará guantes y desinfectará los elementos de contacto.

Fuente: Infobae

Todos los derechos reservados 2018, Cámara Nacional de Comercio Automotriz de Chile Cavem A.G.
Avenida Holanda 1998, Providencia, Santiago, Chile C.P. 7510937 | Fono: 56 2 2 816 3300 Email: contacto@cavem.cl