Noticias
Noticias
Inicio
Indicadores
Indicadores

Estudio confirma que los millenials pierden interés en los autos

Publicado 16 Dic 2019
Estudio confirma que los millenials pierden interés en los autos

En cambio, prefieren alternativas que no impliquen la compra del auto, como el renting. Sin embargo, hay otros estudios que muestran el uso de otros medios de transporte, aquí entregamos dos visiones sobre esta tendencia.

El mercado del automóvil está pasando por un bache. No en innovación, desde luego: los eléctricos están revolucionando el sector y el auto autónomo es la gran promesa del futuro.

El problema está en las ventas. El problema descrito ya hace tiempo por los expertos, es que el interés de las nuevas generaciones por la compra de un automóvil es limitado y en ello tienen que ver varias razones, entre ellos las exigentes normas de emisiones. 

En cambio, en mercados desarrollados como el de Estados Unidos o Europa cada vez más usuarios acuden al renting y menos a la adquisición de autmóviles. Un estudio efectuado en España por las asociaciones Anfac,  Faconauto y Ganvam determinó que entre los factores que han incidido en esta bajada, según apuntan los responsables de estos organismos, está la entrada en vigor de la nueva normativa de medición de emisiones WLTP que entre otras cosas hará que menos autos queden exentos del impuesto de matriculación.

La puesta en marcha de esta normativa provocó un aumento de ventas espectacular antes de su activación, pero la razón era clara: los coches homologados bajo el ciclo NEDC ya no se podían vender como nuevos a partir de la entrada en vigor de la WLTP.

Pasado ese plazo, los efectos de esta normativa se han unido a otros factores. Entre ellos está el de la bajada del interés que las nuevas generaciones parecen mostrar desde hace ya varios años en la adquisición de un auto. Esa compra que antes era aspiracional ha dejado de serlo en muchos casos, aunque hay estudios que favorecen esta teoría ?que los millenials no quieren comprar autos? y otros que la contradicen.

Monopatines

Estos últimos indican por ejemplo que ahora muchos jóvenes viven en los grandes núcleos urbanos y prefieren usar transportes públicos o plataformas de transporte compartido (Uber, Cabify) o de movilidad unipersonal (bicicletas y monopatines eléctricos) para evitar asumir las desventajas de la propiedad de un vehículo.

Para algunos analistas, no obstante, hay mucho ruido en esas afirmaciones que indican que los millenials no quieren auto. A medida que formen familias, por ejemplo, crecerá esa necesidad de contar con un vehículo propio.

Un estudio paralelo de BBVA Research confirmó estos datos y reveló esas claves que afectan al mercado español de la automoción. Entre las conclusiones destaca el hecho de que no hay una relación entre el crecimiento económico y el aumento del gasto en consumo.
De hecho las matriculaciones de empresas sí muestran un avance, y según sus datos aunque los millenials son menos propensos a comprar un automóvil que generaciones anteriores, lo de comprar autos es cada vez menos probable para todos los rangos de edad.

El envejecimiento de la población es un reto para el sector dado que la variable más importante para determinar la compra de automóvil es la edad. La caída en el porcentaje de hogares jóvenes limitará el crecimiento de la demanda

Para estos analistas, las matriculaciones de automóviles habrían alcanzado su máximo en 2018, y en ambos estudios ese descenso de ventas de vehículos de pasajeros contrasta con una tendencia que va consolidándose, al menos en los últimos meses.

El renting es la nueva fórmula para muchos usuarios de autos, que pueden así despreocuparse del concepto de propiedad como tal y acuden a un modelo de arriendo a largo plazo que antes era muy aprovechado por empresas, pero que ahora ha ido trasladándose a usuarios particulares con éxito.

En la primera parte de este análisis citamos estudios que señalaban la pérdida de interés de parte de las generaciones más jóvenes por la compra de autos, pero otras investigaciones llegan a conclusiones diferentes.

Muchos futuristas predicen el final del vehículo personal, y citan la supuesta aversión a los millennials a los automóviles como evidencia de esa tendencia. Incluso estudios como el efectuado en España recientemente, y que citamos en la nota anterior, parecen confirmarlo.

Sin embargo, las cosas no están tan claras. Un nuevo estudio presentado por QuoteWizard.com, una subsidiaria de Lending Tree que ofrece cotizaciones de seguros, sugiere que el problema podría ser significativamente más complejo. Si bien no hay duda de que los millennials tienen más probabilidades que las generaciones anteriores de utilizar el transporte público y los servicios de transporte compartido, podría ser tanto el resultado de sus circunstancias, como de una supuesta aversión por los automóviles.

Los millennials son más propensos a ser solteros y sin hijos que las cohortes de mayor edad, y eso tiene importantes implicaciones de transporte. Lo mismo ocurre con el hecho de que los millennials tienen más probabilidades de vivir en grandes áreas urbanas que otros. Esas circunstancias por sí solas hacen que tener un vehículo personal sea menos ventajoso que para las personas que tienen hijos y viven en los suburbios o en una zona rural.

El experto en seguros de Quote Wizard, Adam Johnson, dijo que el deseo de ser propietario de un automóvil podría no ser tan pronunciado entre ese grupo como en generaciones anteriores, pero no sintió que le esté dando la espalda a los automóviles.

"Creo que la tendencia o la exageración de poseer autos geniales es menos importante que en generaciones anteriores", dijo. "Muchos jóvenes de hoy tienen otras prioridades, como viajar o pagar deudas. Y los estudios muestran que los millennials prefieren gastar su dinero en experiencias sobre artículos".

Pero en lugar de una aversión a los automóviles, Johnson identificó los factores económicos como una razón clave por la cual la propiedad del vehículo entre estos consumidores no es lo que era entre las generaciones anteriores.

"Con la compra de una casa y la crianza de una familia más cara que nunca, poseer y mantener un automóvil es un área fácil para reducir costos para la generación más joven", dijo Johnson. "Muchas compañías están ofreciendo beneficios para viajeros, alentando a más personas a dejar sus automóviles y usar el transporte público como una opción gratuita. Otra cosa a tener en cuenta es el efecto que Internet tiene en muchas interacciones diarias, desde ponerse al día con las personas que viven en una ciudad, hasta ir a una tienda a comprar cosas grandes y pequeñas. La tecnología sirve como vehículo en algunos de estos casos".

Si bien se espera que las compañías continúen ofreciendo beneficios a los viajeros y que Internet no se desvanezca pronto, se espera que otros factores de la vida impulsen a las personas que integran este segmento etáreo a desarrollar un mayor interés en la propiedad de automóviles con el tiempo, dijo Johnson.

"Suponemos que a medida que los millennials se casan y comienzan a tener familias, es natural migrar a vehículos más grandes para acomodar a familias más grandes", dijo.

El estudio encontró que los millennials actualmente conducen una combinación de vehículos que es significativamente diferente a la combinación general de vehículos que se encuentran en las calles. La mayor tendencia de la industria en la última década ha sido el paso a los SUV o crossovers, pero los millennials de hoy en día conducen con mayor frecuencia sedanes, según el estudio. Los tres principales modelos de automóviles más propiedad de estos individuos son Honda Accord, Nissan Altima y Honda Civic (en Estados Unidos).

¿Pero eligen sedanes porque los quieren o porque son menos costosos que los SUV?

"Es probable que sea una combinación de ambos", dijo Johnson a forbes.com. "Los datos muestran que los millennials están eligiendo gastar menos en automóviles, y los sedanes son más baratos que los SUV. Pero si las cosas se igualaran y los sedanes y los SUV tuvieran un precio similar, o los millennials estuvieran dispuestos a gastar más en automóviles, ¿cambiaría eso? No lo creemos, por algunas razones: los millennials tienen menos hijos que las generaciones anteriores, y tener hijos es una gran razón para comprar un SUV; los precios de la gasolina, aunque no son tan alarmantes como solían ser, siguen siendo motivo de preocupación; y los millennials prefieren vivir en áreas urbanas, donde los SUV son menos atractivos".

El estudio también identificó otro factor importante que influyó en estas personas para que se demoren en comprar vehículos nuevos: la deuda de préstamos estudiantiles. Con una deuda promedio de préstamos estudiantiles de US$33.000, según los autores del estudio, se ha reducido el gasto de los millennials.

Fuente: Faconauto, Anfac, Ganvam 
Fuente: QuoteWizard, Forbes

Todos los derechos reservados 2018, Cámara Nacional de Comercio Automotriz de Chile Cavem A.G.
Avenida Holanda 1998, Providencia, Santiago, Chile C.P. 7510937 | Fono: 56 2 2 816 3300 Email: contacto@cavem.cl